Archivo de la categoría: Opinión

Sobre el varamiento de una Franciscana en Santa Teresita, Buenos Aires, Argentina

Ninguna foto vale la vida de un animal. Lamentablemente, la reciente noticia de un Delfín franciscana (Pontoporia blainvillei) que habría muerto mientras era manipulado por un grupo de turistas en las costas de Argentina, evidencia como los humanos solemos sobrepasar este límite.

Esta cría de Franciscana fue asediada por decenas de personas que querían tocarla y fotografiarla, hasta que murió frente a sus cámaras.

La Franciscana es un pequeño delfín que solo habita las aguas costeras de Argentina, Uruguay y Brasil. Es considerado el delfín más amenazado de Atlántico Sudoccidental: miles de ejemplares mueren anualmente enmallados en redes de pesca. En Argentina, se calcula que algunas de sus poblaciones correrían riesgo de desaparecer debido al enmallamiento en redes de pesca, la contaminación, la pérdida y degradación de su hábitat y la disminución de sus presas entre otros factores, por eso es muy importante colaborar en su conservación.

Franciscanas_del_RN_Mauricio_Fundación Cethus_www.cethus.org

Este caso cobró relevancia por la llamativa actitud de las personas que se encontraban en la playa y que en lugar de tratar de salvar al animal, estaban más preocupadas por sacarse una foto con él. Esto desgraciadamente da cuenta de la falta de información y la poca educación sobre el respeto y sensibilidad hacia el ambiente (en donde en definitiva nosotros también vivimos…). Pero afortunadamente también son frecuentes los casos donde sucede lo contario, y las personas se esfuerzan por tratar de salvar a los ejemplares varados. En cualquiera de estas situaciones siempre el consejo es el mismo: evitar el contacto con los ejemplares y dejar actuar a las personas idóneas, no sólo por la salud de los cetáceos sino por cuestiones de seguridad y salud pública para los seres humanos.

Por eso llegado el caso de encontrar un cetáceo varado, nos gustaría recordar algunas cosas importantes para tener en mente:

  •  En ningún caso tocar al animal varado ya que puede transmitir enfermedades (esté vivo o muerto) o incluso volverse agresivo debido a la situación de stress por la que está atravesando.
  •  Informar a las autoridades competentes. En nuestro país a nivel nacional, debe darse aviso a la Prefectura Naval Argentina (106) quienes oportunamente se pondrán en contacto con los organismos relevantes.
  •  Hasta que lleguen al lugar las personas entrenadas para actuar, se puede colaborar:
  • –  manteniéndose a una distancia prudente del ejemplar, monitoreándolo
  • -proveerle sombra y reparo del viento
  • -armando un perímetro para que la gente no se acerque demasiado y
  • -tomar fotografías y datos del ejemplar para luego ser enviados a organizaciones que trabajen en el tema o a las autoridades ambientales competentes que puedan utilizar esta información.

Todas estas acciones serán de mayor ayuda que intentar devolverlo al agua sin el entrenamiento adecuado.

Cualquier consulta que tengas al respecto no dudes en comunicarte con nosotros:

Desde 2001 y gracias al apoyo de WDC y otras organizaciones, el Proyecto Delfines del Río Negro de Fundación Cethus (http://www.cethus.org/leermas.php?id=23) estudia las Franciscanas y otros cetáceos del Estuario del Río Negro, en Patagonia argentina. Esta propuesta estudia la población más austral conocida de la especie y busca diseñar estrategias para promover su conservación.

Puedes visitar nuestro sitio web en busca de imágenes, información y material educativo sobre la especie o comunicarte con nosotros a través de diferentes vías:

info@cethus.org

Tel: +54 11 47900491

http://www.facebook.com/FundacionCethus

https://cethusnoticias.wordpress.com/

Anuncios

La disyuntiva del cautiverio

Por Jimena Belgrano

Es de creencia popular que los animales en cautiverio son “felices” y “siempre están bien cuidados”, la realidad es que sufren por estar privados de la libertad. Cuando se extrae del estado silvestre a un animal, en general se rompe un equilibrio implícito en la naturaleza, particularmente en el caso de aquellos animales que presentan fuertes lazos sociales, a esto además se le suma la alteración del vínculo que este ejemplar tenía con su congéneres.

En general esta extracción de animales de la naturaleza incluye a varios individuos, y muchas veces no todos sobreviven durante las operaciones de captura y traslado, por lo que el animal que visitamos en cautiverio puede ser el sobreviviente de muchos otros capturados.

Una vez atrapados, los animales son confinados a recintos pequeños, que en nada se pueden comparar con su ambiente natural, y en general son obligados mediante incentivos (como la comida) a efectuar shows circenses con el solo fin de entretenernos y que nada tienen que ver con su comportamiento en libertad.

En el caso de los cetáceos, como los humanos, muchas especies pueden preferir a ciertos individuos o tienen más afinidad con unos que con otros, sin mencionar la competencia entre congéneres o los animales que en libertad viven en grupos sociales con estrechos vínculos entre ellos.  Por citar un solo ejemplo, la Orcas viven en grupos familiares que son matriarcales, en los cuales cada integrante del grupo posee profundos lazos sociales con el resto. Cada individuo cumple un rol único en ese grupo, por lo que, cuando se lo separa se está dañando no sólo al individuo sino a todo su grupo familiar.

Conociendo todos estos detalles… ¿Se justifica tanto sufrimiento de estos animales con objetivos que embanderan la educación y conservación? En mi caso personal sí tengo una respuesta conociendo lo que pasa.

La siguiente pregunta que muchas veces uno se hace: ¿Qué puede hacer uno desde su lugar? Lo más importante es no contribuir con la industria del cautiverio, que en la mayoría de los casos poco tiene que ver con el bienestar animal, ni los objetivos de la conservación y educación. Una respuesta es NO VISITAR ESTE TIPO DE INSTALACIONES. Tratar de llevar a nuestros hijos a ver a los animales en libertad, y si esto no está a nuestro alcance, hoy la tecnología nos aporta muchas herramientas que pueden suplir visitar un lugar a expensas del sufrimiento animal.

Prohíben el uso de trasmallos en el Estuario del Río Negro

Con mucha alegría, las numerosas gestiones de distintas instituciones, entre las se destaca Fundación Cethus que promueve la creación del Área Protegida Estuario del Río Negro, dieron sus frutos: el Municipio de Viedma prohibió el uso de trasmallos. ¡Las Franciscanas ahora tienen una zona libre de redes!
La prohibición se extiende a lo largo de todas las playas del Balneario El Cóndor, durante los meses de diciembre a marzo, y su fiscalización ya se realiza en conjunto entre el Municipio y la Prefectura Naval Argentina de Patagones.
En los últimos años, Fundación Cethus ha detectado en esta zona una alta mortalidad incidental de la especie en redes de pesca. La medida contribuye a reducir este riesgo, que es una de las mayores amenazas que enfrenta la Franciscana a lo largo de toda su área de distribución.

Franciscanas nadando en cercanías de una de las playas de El Cóndor.

Franciscanas nadando en cercanías de una de las playas del Balneario El Cóndor.

20 años trabajando por la conservación de los cetáceos

Este año la Fundación Cethus cumple 20 años. Durante este tiempo mucho se ha logrado y hasta acá podemos enorgullecernos de lo realizado. Basados en los tres pilares de nuestra organización: educación, investigación y conservación, estudiamos en las aguas del Mar Argentino a la Ballena franca austral, Ballena sei, Delfín austral, Delfín oscuro, Franciscana, Orca, Tonina y Tonina overa. Siempre teniendo como objetivo principal, la conservación de estas especies.

En educación, Cethus ha brindado cursos, talleres y charlas de divulgación y formación para especialistas, estudiantes y público en general, en diversas instituciones de nuestro país y del extranjero, expandiendo su trabajo a otros países de Latinoamérica y España. En este sentido, más de 30.000 personas participaron de nuestros eventos. En la actualidad, Cethus tiene en vigencia un programa educativo que está dedicado a los establecimientos educativos de todo el país y que comprende a los niños y jóvenes de hasta 17 años. Otra de las actividades educativas ejecutada específicamente en la Comarca Viedma – Patagones desde el año 2011, es la revista los “Delfines del Río Negro” que es la base del programa educativo sobre conservación de Franciscana.

En investigación Cethus ha centrado sus estudios en las provincias de Santa Cruz y Río Negro, donde desarrolla proyectos en Ballena franca austral, Delfín austral, Franciscana, Tonina y Tonina overa. Estos estudios se focalizan en la determinación del tamaño poblacional, bioacústica, genética y estado sanitario de las poblaciones. Como parte de esta última línea de investigación, estamos empezando a realizar estudios sobre contaminación en diversas especies de cetáceos del Mar Argentino.

En gestión, desde hace 14 años participamos como observadores en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), y desde hace 11 años en la Comisión Ballenera Internacional (CBI). Esto ha permitido que protejamos a los cetáceos en aquellos foros donde se toman las decisiones que asegurarán la supervivencia de las distintas poblaciones. Más recientemente hemos iniciado un trabajo participativo en la Iniciativa de Especies Migratorias del Hemisferio Occidental (WHMSI). Desde sus orígenes en el 2008, Cethus forma parte de la Comisión Internacional de Áreas Marinas Protegidas para Mamíferos Marinos (ICMMPA), de la cual forma parte del Consejo Directivo.

Desde Cethus seguimos trabajando arduamente por la conservación de estos fabulosos mamíferos marinos y su ambiente. Nuevos desafíos se plantean frente a las diversas amenazas que enfrentan: enmallamiento en aparejos de pesca, colisión con embarcaciones, calentamiento global, los efectos de los desechos marinos, por mencionar algunos de ellos.

Para que puedas acompañar nuestras actividades, estamos trabajando en la renovación de nuestro sitio web que será relanzado en breve. También estamos en Facebook, Google Plus y Twitter, y recientemente hemos incorporado nuestro blog para poder incrementar la comunicación. En lo que resta del año, iremos anunciando diversas actividades que esperamos sean de tu interés de esta manera, poder agradecer todo el apoyo brindado en nuestros primeros 20 años.

Socios fundadores de Fundación Cethus

Sobre Gaviotas y Ballenas

En estos días los medios han abordado la problemática de las gaviotas y las ballenas, luego que el Gobierno de la provincia de Chubut en Argentina haya decidido dar una solución a una problemática que viene observándose desde los años ’70 y que se ha expandido haciéndose mucho más evidente en los últimos 10 años. Estudios recientes han mostrado cambios evidentes en el comportamiento de las ballenas que han adoptado posturas de evasión a los ataques de gaviotas, como es la denominada “del galeón”, para reducir la exposición del dorso de los cetáceos a las gaviotas. También y cuando se ven muy acosadas por las aves, las ballenas comienzan a saltar tratando de evadir a las gaviotas.

Ballena franca austral en postura “del galeón”. Foto: Fundación Cethus.

En talleres recientes realizados por especialistas y convocados tanto por la provincia de Chubut como también por la Comisión Ballenera Internacional se destaca la importancia que ha adquirido esta situación y se considera relevante solucionarla definitivamente. Esta problemática se suma a otras que afectan a estos grandes cetáceos, es decir al enmallamiento en aparejos pesqueros, colisiones con embarcaciones y el efecto del calentamiento global sobre sus presas, por mencionar algunas de ellas (ver para más detalles en http://www.iwcoffice.org/ : informe taller de mortalidad de ballenas francas australes – SC/62/Rep1 y el informe del taller de ballenas francas australes -SC/64/Rep5). La problemática que se está discutiendo actualmente es una problemática integral, donde se deben considerar solucionar también y en forma definitiva otras cuestiones, como son erradicar los basurales a cielo abierto, y reducir y controlar la disposición final de los descartes pesqueros.

Uno de los mayores desafíos que se plantea es la falta de antecedentes sobre esta situación. Por ejemplo en la provincia de Santa Cruz, donde Cethus lleva a cabo estudios de ballenas francas australes, no se registran ataques de gaviotas sobre las ballenas (para más información sobre este proyecto: http://www.cethus.org/camp_ballenas.html/ ).

Un cambio en la visión del mundo que nos rodea

Por Jimena Belgrano

Este año se cumplen 12 años desde que se inició el Proyecto Ballena franca austral en la Fundación Cethus. Desde que comencé a transitar este camino, muchas cosas han cambiado, no sólo en lo laboral, sino en la forma que miramos al mundo que nos rodea. Vivimos en una era en la que somos testigos de la extinción de  las especies  y los seres humanos somos los responsables. En 2007 se avistó por última vez un Baiji, también llamado Delfín del río Yangtze (Lipotes vexillifer), y desde 2008 se lo considera posiblemente extinto en China; en el 2011, fue declarado extinto el  Rinoceronte negro de África Occidental (Diceros bicornis longipes), sólo por nombrar dos especies de mamíferos.

Pero también hubo cambios positivos, la visión de la gente en relación al medio ambiente, por ejemplo. Hoy no es ajeno a nadie que somos sólo un engranaje en el planeta y todo lo que hacemos tiene consecuencias. Nadie es indiferente que lo estamos dañando, y  mucho, y que debemos hacer algo para revertirlo, que depende de nosotros. Hoy los que trabajamos tratando de aportar nuestro granito de arena para dejarles un mundo un poco mejor a nuestros hijos ya no somos vistos como los “locos” que quieren salvar el planeta, por decirlo de alguna manera. Cada vez hay más “locos” que trabajan por tratar de dejarles un legado mejor a las próximas generaciones.

Si bien vivimos en un mundo con más problemas, como la extinción de especies, degradación del hábitat, contaminación, hoy estos problemas son parte de la agenda oficial de los países, se discuten en distintos foros internacionales, como La Comisión Ballenera Internacional (CBI), La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), por citar algunos en los que desde la Fundación Cethus participamos.

Hoy en día existe una nueva visión de los cetáceos, como un recurso, esto es que si están vivos valen más económicamente que si mueren. El turismo de avistaje es una muestra de ello, que además de mantener a los animales vivos, hace que el ambiente donde viven deba conservarse, y, por otro lado, genera recursos económicos, mejorando la calidad de vida, no solo directamente a las personas involucradas en el avistaje, sino a la comunidad donde éste se realiza.

Si bien el futuro es incierto, en la medida que haya cada vez más personas que se den cuenta que somos sólo un eslabón en el ecosistema, podremos dejarles un mundo mejor a nuestros hijos.