Buenas noticia para los cetáceos, buenas noticias para los humanos!

En los últimos años ha surgido evidencia creciente sobre el hecho de que ciertas actividades y ejercicios navales tendrían impacto negativo en al menos algunas especies de mamíferos marinos. De hecho, uno de nuestros miembros ha sido autor de un artículo al respecto, sobre  la respuesta de las ballenas azules ruido antropogénico, en el cual se evalúa esta cuestión en la costa de California.

En 2014, algunos grupos conservacionistas demandaron a la Marina de Estados Unidos por actividades en las cuales utilizaban sonares y explosivos submarinos  frente al sur de California y Hawai. En marzo de este año, la Corte falló a favor de los demandantes en base a los múltiples argumentos presentados. Desde entonces, ambas partes participaron de intensas negociaciones para llegar a un acuerdo y cumplir tanto con la orden judicial que velaba por la conservación de los mamíferos marinos, como alcanzar las necesidades de seguridad nacional argumentadas por el gobierno de Estados Unidos. Finalmente ambas partes llegaron a un acuerdo en agosto y el acuerdo alcanzado entró en rigor como Orden de la Corte.

Estas son las buenas noticias para los cetáceos: por primera vez, la Marina de Estados Unidos accedió a restringir y limitar el uso tanto de sonares activos de media frecuencia como de explosivos en las aguas del sur de California, y ampliar las restricciones en Hawaii (lo que permitirá  proteger a otras especies además de ballenas jorobadas). El acuerdo alcanzado protegerá además zonas de alimentación de ballenas azules  en aguas del Condado de San Diego y el hábitat de zifios alrededor de Channel Islands en California, y de las aguas alrededor de la Isla Grande, Maui y Molokai en Hawai . Otras disposiciones tienen por objeto reducir el riesgo de colisión de grandes ballenas con embarcaciones y asegurar fondos de investigación para las especies de zifios frente al sur de California.

Aquí están las buenas noticias para los seres humanos: este acuerdo fue el producto discusiones constructivas entre partes interesadas: la Marina de los EE.UU. , el Servicio Nacional de Pesca , y el Consejo de Defensa de Recursos Naturales. Para que esto ocurriera fue necesaria la participación de diferentes sectores: científicos -que a través de sus investigaciones  suministraron información necesaria para tomar decisiones informadas , grupos conservacionistas que actuaron a favor de la protección de especies impactadas utilizando información científica disponible, y la justicia que respondió a la preocupación plateada. Sumado a estos actores también estuvo la Armada de un gobierno que estuvo dispuesto a reconocer el riesgo e impactos de sus actividades y colaboró en encontrar una solución al problema. Este es un ejemplo de como la buena comunicación e intenciones en juego en este proceso, llevó a un acuerdo productivo tanto para conservar especies de mamíferos marinos como las necesidades de seguridad del gobierno. Esperamos que estas buenas prácticas puedan replicarse en otras partes del mundo.

Queremos agradecer a Michael Jasny (Natural Resources Defense Council, Canada) por proporcionar la información sobre el progreso y resultados de este acuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s